Otoño

Qué portentoso final de octubre. Caminar es esta mañana como vivir en la copa de un árbol, hay algo tan mágico en dar la bienvenida a la Noruega del año. Con un café para llevar calentándome las manos y pequeñas brujitas correteando por todas partes, recuerdo el vínculo de amor primigenio que me une a mi ciudad. Noviembre se me antoja siempre un mes perfecto para la escritura. El trasfondo de lluvia y viento, el espíritu del NaNoWriMo, el inminente final de año, todo invita a echarse a los brazos de la soledad, la única musa imprescindible en toda creación, y mancharse los dedos de tinta.
Hago recuento de mis bendiciones, tantas, termino todo lo pendiente y me dispongo a dedicar este mes al que es para mí el oficio más hermoso que existe: sacar de la nada algo, escribir.

Publicado por Gloria Fortún

No tengo tiempo para escribir poco

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: