Iluminada

Si hay algo que me enganche en esto de existir, a pesar de que mi especie sea tan devastadora, es lo que expresamos con la manida frase de “la vida da muchas vueltas”. Joder, pero es que es verdad. Todo puede resignificarse en medio minuto. Aunque para eso, claro, hay que estar en el ruedo. En las gradas las sillas están atornilladas y no hay manera. Estoy aprendiendo a no aceptar una sola crítica de nadie que no esté en el ruedo, como yo, embarrada, llena de arañazos, dándolo todo. Cuesta.
Este año, para mi sorpresa, ha sido el de la espiritualidad. De cómo una atea se vio sorprendida por el Algo Más. Primero fueron esas conversaciones de horas, delante de unas cervezas, en un bar rockero, cada pocas semanas, con mi amiga Isa. Divagando sobre la llamita cuáquera que llevamos dentro y sobre todo lo no tangible que nos mueve. Después fue la traducción del libro de Zitkala Ša y la maravillosa visión nativoamericana del Gran Espíritu. Y ahora esta lectura de Iluminada de Mary Karr que me está llegando al alma.
Pensándolo bien, ya llevo tiempo hablando de mi alma. Está en el título de la novela que estoy escribiendo, de hecho.
Tal vez solo me faltaba estar Iluminada.
“Arrodíllate y busca un espacio tranquilo dentro de ti, un pequeño rayo de sol más o menos por aquí. Jack forma una pelota con ambas manos a la altura del pecho. Y déjate llevar”.

Publicado por Gloria Fortún

No tengo tiempo para escribir poco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: