La Vana

De niña vivía no muy lejos de una calle madrileña llamada Paseo de la Habana y cuando la mencionaban yo pensaba que decían Paseo de la Vana y me imaginaba siempre que por ahí caminaba, orgullosa e insolente, una mujer que indignaba únicamente con su existencia. Cabeza alta, la Vana ignoraba los cuchicheos que se producían a su alrededor cuando pasaba. Mi pequeño homenaje a esta mujer inexistente está en mi poema Autobiográfico, incluido en Todas mis palabras son azores salvajes, el cual empieza así:

Se vanagloria, la vana Gloria.
Caprichosa. Y lo suficientemente grandiosa como para dedicarse un poema.
Gran diosa moldeada como una venus prehistórica.
Pero en el fondo, poquita cosa.
Capaz de llorarme todo el Paseo del Prado de un tirón…

Publicado por Gloria Fortún

No tengo tiempo para escribir poco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: